Las aftas bucales o llagas en la boca son una de las lesiones orales más frecuentes de la actualidad. Suelen aparecer en las mucosas de la cavidad bucal, como las encías, el labio, la lengua o las mejillas. En la Clínica Dental Infinity te vamos a dar todas las claves sobre estas heridas tan prevalentes.

¿Qué son las aftas bucales?

Las aftas bucales son lesiones ulcerosas, que surgen espontáneamente en las mucosas orales. Suelen presentar un tono blanco o amarillento, con bordes rojizos. Generalmente no se trata de heridas muy peligrosas, ni si quiera son contagiosas. Por lo tanto, si tienes llagas en la lengua, las mejillas o los labios no debes darles demasiada importancia.

No obstante, es importante diferenciar bien las aftas bucales del herpes labial. Se trata de lesiones muy distintas, con consecuencias diferentes. El herpes sí que es muy contagioso, ya que está provocado por el virus del herpes simple.

En la Clínica Dental Infinity somos expertos en odontología conservadora. Por lo tanto, apostamos por la salud bucodental a todos los niveles y la prevención de todo tipo de patologías orales. Como especialistas en la materia te vamos a dar las claves que debes conocer sobre las aftas orales, su prevención, tratamiento y las causas que se esconden detrás de su aparición.

Pese a que no se trata de una lesión muy preocupante hay quien padece aftas bucales recurrentes. Esto sucede porque existe una predisposición mayor a sufrir las llagas orales. En muchos casos las heridas son bastante molestas, llegando a provocar dolor dental y complicaciones para masticar y deglutir.

Con el fin de evitar las aftas bucales, visitar la clínica dental de forma periódica es tu prioridad. En estas consultas rutinarias te realizamos exámenes bucales de calidad, detectando cualquier afección que pueda poner en riesgo tu sonrisa. También te sometemos a tratamientos de limpieza dental profesional, que te garantizan unos dientes perfectos y saludables.

5 causas de las aftas bucales

Cuando se trata de aftas bucales recurrentes es importante determinar si existe alguna patología previa, que funciona como origen de la lesión. De esta forma, es más sencillo actuar de manera preventiva, evitando la aparición de las úlceras en la boca. En la clínica dental estudiamos las lesiones, con el propósito de averiguar si se trata de simples llagas o estamos ante la presencia de heridas distintas, como el herpes labial. El tratamiento varía radicalmente en estos casos.

  1. Traumatismos bucales

Las llagas en la boca pueden surgir a consecuencia de un trauma bucodental. Un simple golpe en la boca es más que suficiente para que se origine la lesión. Morderte las mucosas mientras masticas es algo frecuente, que tiene como consecuencia la formación del afta oral. De hecho, se trata de una de las causas más comunes de la formación de aftas bucales.

  1. Tratamientos de ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia dental fija también pueden estar detrás de la formación de llagas en la boca. Generalmente, las ortodoncias con brackets generan rizaduras en las mucosas orales, provocando la aparición de aftas. Esto ocurre también con los brackets linguales y las ortodoncias estéticas. Para prevenir la formación de llagas, los tratamientos de ortodoncia invisible, como Invisalign son estupendos. Las férulas dentales transparentes se amoldan perfectamente a la dentadura, evitando las heridas que suelen provocar los brackets.

Si llevas ortodoncia y sufres aftas bucales es conveniente que se lo comuniques a tu ortodoncista, con el fin de que te ayude a poner remedio a las lesiones y prevenir su aparición. En la farmacia venden unas ceras específicas, que se fijan en el aparato de dientes, evitando que las rozaduras del metal provoquen llagas.

  1. Prótesis dental removible

La prótesis dental removible, conocida como dentadura postiza, también está detrás de la formación de aftas bucales. Esto suele suceder cuando las prótesis dentales no están perfectamente ajustadas. Si la dentadura se mueve al comer, hablar o tragar es más fácil que se genere una lesión, a consecuencia del roce constante con la encía.

  1. Bajada de defensas

Las personas con debilitamiento del sistema inmunitario, a causa de enfermedades previas, tienen un riesgo mayor a padecer llagas en la boca. Tras una infección es posible que se formen aftas bucales. En estos casos es recomendable visitar al dentista con rapidez. El objetivo es descartar la presencia de patologías infecciosas más graves, como los hongos en la boca o el herpes.

  1. Déficits de vitaminas

Es complicado que las aftas bucales aparezcan a causas de problemas alimenticios. Pese a ello, la carencia de vitaminas del tipo C y B pueden estar detrás de estas lesiones orales. Con el fin de prevenir la afección es conveniente seguir una dieta saludable, en la que no falte el consumo de frutas y verduras.

¿Cómo tratar las aftas bucales?

El tratamiento para las aftas bucales varía en función de su origen. Es decir, dependiendo de la causa que se esconde detrás de la afección, se planificará un abordaje u otro. En Infinity Dental actuamos de forma personalizada. Planificamos tratamientos a medida, encaminados a evitar los daños que generan las heridas en la boca.

Cabe destacar que las aftas bucales no tienen un tratamiento en sí. Las lesiones desaparecen en unos días con total normalidad. Sí que puedes utilizar cremas y productos de farmacia, que favorezcan la cicatrización de la llaga. Normalmente, en el plazo de una semana, la lesión se cura totalmente, desapareciendo por completo.

Pide cita en Infinity Dental si padeces aftas bucales recurrentes. Nuestro equipo médico estudiará tu sonrisa al detalle, con el objetivo de asegurarte una salud bucodental infalible, libre de patologías y lesiones orales. ¡La primera visita es gratis!

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This